sietediasalhama.com
El lado más siniestro de quien era visto como un prestigioso entrenador

El lado más siniestro de quien era visto como un prestigioso entrenador

Miguel Ángel Millán será juzgado por la Audiencia de Santa Cruz de Tenerife acusado de abusos sexuales cometidos contra dos atletas menores. El fiscal pide 12 años de cárcel para Millán, ex entrenador de Peñalver

La acusación particular pide 21 años de prisión frente a los 12 de la Fiscalía. En ambos casos, consideran que Miguel Ángel Millán es responsable de haber abusado sexualmente de dos atletas que eran menores de edad cuando tuvieron lugar los supuestos delitos. Está previsto que el juicio comience en enero. Será entonces cuando se siente en el banquillo de los acusados quien fue entrenador del alhameño Antonio Peñalver, subcampeón olímpico en los Juegos de Barcelona 92.

Quien fuera un referente del atletismo en nuestra localidad y un prestigioso entrenador a nivel nacional, será juzgado en unas semanas por su faceta más siniestra, aquella que describen quienes aseguran haber sido víctimas de sus abusos sexuales.

Miguel Ángel Millán (Lorca, 1950) permanece en prisión desde 2016. Hasta ese momento era el responsable nacional de la Federación Española de Atletismo. Sin embargo, en diciembre de ese año, media docena de atletas le denunciaron por unos hechos ocurridos 25 años antes. Fue acusado de abusos sexuales por estos deportistas cometidos en Alhama cuando todos ellos eran menores de edad y Millán era su entrenador. El propio Antonio Peñalver fue uno de los denunciantes, pero los testimonios carecían de valor ante el juez ya que para entonces los hechos ya habían prescrito a efectos de la justicia penal.

Sin embargo, el paso adelante dado por estos ex deportistas y su valentía no cayeron en saco roto. Sirvieron para que a centenares de kilómetros la Justicia reactivara un caso que había quedado archivado. Un juez de Tenerife dio credibilidad a la denuncia de un joven atleta canario. Este deportista aseguraba que entre 2011 y 2013, cuando era menor de edad (entre 14 y 17 años), había sido víctima de unos hechos similares a los sufridos por los atletas de Alhama.

Unas semanas después otro deportista, también menor de edad, se sintió con fuerzas para denunciar que había sufrido abusos sexuales en 2015 y 2016.

En todos los casos el supuesto autor de los delitos era la misma persona, Miguel Ángel Millán, de 68 años. Fue detenido en enero de 2017 y desde entonces se encuentra en prisión provisional.

Hasta un par de meses antes era el responsable de pruebas combinadas de la Federación Española. Saldrá de la cárcel en la segunda quincena de enero para sentarse en el banquillo de los acusados.

Abusos sexuales continuados
En su escrito de acusación, el fiscal hace responsable a Millán del delito de abusos sexuales continuados. Y solicita una pena de 12 años de prisión en total, de los que tres años corresponden a los hechos sufridos por el primer denunciante y los otros nueve por el segundo. Por su parte, la acusación particular eleva la petición de pena hasta los 21 años. Solicita 10 años por cada delito de abuso sexual continuado y un año más por exhibición de material pornográfico entre menores de edad.

Mientras llega la fecha del inicio del juicio, la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife ha dictado un auto en el que prorroga la prisión provisional comunicada para Miguel Ángel Millán puesto que aprecia riesgo de fuga.

Además de la pena de prisión, la Fiscalía socilita que el acusado sea inhabilitado durante 14 años para el ejercicio de la profesión de entrenador deportivo y para desarrollar actividades deportivas con menores. También pide que Millán siga un programa formativo de educación sexual.

"Absoluta confianza"
El fiscal explica en su escrito que el acusado utilizó su prestigio profesional para abusar de dos menores a los que entrenaba personalmente en Tenerife. Al primero lo conoció en 2010, cuando era un niño de 13 años. Estableció con él una relación distinta al resto de deportistas, de "absoluta confianza", asegura el Ministerio Público. El trato era diario e incluía mensajes en redes sociales. Un año más tarde, a finales de 2011, tuvo lugar el primer contacto sexual en el coche del entrenador. Más tarde, continúa la fiscalía, en la primavera y verano del siguiente año, aprovenchando los desplazamientos a diferentes campeonatos, Millán repartió las habitaciones para que ambos coincidieran en la misma. Entonces, con la excusa de un masaje, sometió al menor a abusos sexuales.

El fiscal señala que el ascendiende del entrenador sobre el chico hacía que el menor no pudiera negarse. Además, si el menor se atrevía a "contrariarle sexualmente" el entrenador reaccionaba con muestras de "decepción y malestar en el ámbito deportivo".

Finalmente, el deportista fue distanciándose del entranador y en marzo de 2013 puso fin a los entrenamientos. Cuatro años más tarde, cuando ya era mayor de edad, el atleta denunció los hechos ante la Policía Nacional de La Laguna.

Semanas más tarde, otro deportista denunciaba unos delitos similares y señalaba a la misma persona como supuesta autora de los abusos sexuales. En esta ocasion, el menor conoció con 16 años a Millán. Fue en 2015, cuando el atleta competía en un campeonato en Las Palmas de Gran Canaria. El acusado se las ingenió para compartir habitación con el adolescente y aprovechó para abusar de él.

El fiscal asegura que "estas conductas las repitió en otras citas deportivas, así como en un apartamento de su propiedad en la localidad tinerfeña de el Porís de Abona, venciendo su oposición valiéndose de su fuerte ascendiente que como entrenador". Otras veces, cuando el menor no accedía a sus deseos sexuales, Millán "se enfadaba con él, le retiraba la palabra, descuidaba su atención como atleta en los entrenamientos o lo desplazaba en el equipo". Con este tipo de comportamientos, el entrenador acababa consiguiendo sus propósitos.

La influencia de Millán sobre este deportista era tal que en agosto de 2016, el menor negó los hechos ante la Policia. Sin embargo, "una vez fue consciente del perjuicio sufrido y tras liberarse de la influencia que había ejercido sobre él, presentó denuncia" contra el entrenador en diciembre de 2017.

En enero, los dos jóvenes volverán a verse las caras con Miguel Ángel Millán. Será entonces cuando un juez decida el destino de quien fue el entrenador de Antonio Peñalver, el más importante atleta de nuestra localidad, y de media docena de deportistas alhameños que denunciaron haber sido víctimas de abusos sexuales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Siete Días Alhama

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.