sietediasalhama.com

No conocemos ninguna manera de acabar con el mosquito tigre

La batalla contra el mosquito tigre está perdida. Llegó a Cataluña en 2004, ha colonizado toda la cuenca mediterránea y acabará por expandirse por toda la península. Sin embargo, con sólo cambiar algunas costumbres es posible reducir considerablemente el número de ejemplares

No conocemos ninguna manera de acabar con el mosquito tigre
Ampliar

Si alguien aún tenía alguna esperanza en poder acabar con el mosquito tigre, es muy probable que la haya perdido este martes durante la conferencia que Francisco Collantes ofreció en el Museo de Los Baños. Profesor en Zoología de la Universidad de Murcia y uno de los mayores expertos en el estudio de este insecto, Collantes ha sido el primer invitado tras el verano al ciclo de charlas que organiza la Asociación Meles en colaboración con el Ayuntamiento, el Parque Natural de Sierra Espuña y Europarc.

La primera conclusión de la exposición realizada por Collantes: no es posible acabar con el mosquito tigre. La segunda: podemos reducir considerablemente el número de ejemplares si cambiamos algunas costumbres que favorecen su reproducción.

Viaja por carretera
El mosquito tigre, originario del sureste asiático, llegó a Cataluña en 2004 y actualmente ya ha colonizado toda la cuenca mediterránea y las Islas Baleares. Ahora ha empezado la expansión por el resto de la península. Se han detectado ejemplares en Madrid y al otro lado de la península, en la localidad guipuzcoana de Irún. Además este año se han encontrado mosquitos tigre en Sevilla, Córdoba y Badajoz.

En su expansión ha jugado un importante papel de desarrollo del transporte y de las vías de comunicación. De hecho, la autovía A-7 que recorre la costa mediterránea de la península ha facilitado en gran medida su propagación porque este insecto 'viaja' por carretera. Se han detectado ejemplares en turismos, pero sobre todo la expansión se ha producido por el boom del transporte de mercancías. Un envío aparentemente tan inocuo como una carga de neumáticos usados es una gran oportunidad de propagación para el mosquito tigre porque este material usado es ideal para su reproducción.

El profesor Collantes explicó durante la charla que este insecto busca para la puesta de sus huevos unos lugares con unas características muy específicas. Deben ser sitios oscuros, protegidos de los rayos directos de sol, con humedad garantizada y deshecho orgánico que sirva de alimento a las larvas. En la naturaleza, los huecos de los árboles ofrecen espacios con estas características. En nuestro medio, un almacén de neumáticos usados es el criadero ideal ya que el interior de las ruedas ofrece protección, mantiene la humedad, es oscuro y está protegido del sol.

En un caracol o un tapón
La necesidad de agua entre la puesta y la fase de larva en un primer momento hizo albergar la esperanza de que el mosquito tigre no tuviera muchas oportunidades de propagarse en lugares tan secos como la Región de Murcia. Sin embargo, la realidad ha sido la contraria por dos razones. En primer lugar, el clima caluroso es perfecto para su reproducción, que en nuestra comunidad puede extenderse de abril a octubre. Luego, llegados los primeros fríos del otoño, el mosquito pone unos huevos de 'resistencia' capaces de aguantar todo el invierno y eclosionar cuando se dan las condiciones adecuadas de calor y humedad.

Precisamente, la mínima necesidad de humedad para reproducirse es la segunda razón de expansión en la Región de Murcia. El mosquito tigre no necesita ríos, grandes piscinas, humedales, regadíos o estanques para poner sus huevos. De hecho, no utiliza ninguno de estos lugares para realizar las puestas. Le basta con se mantenga constante una mínima cantidad de agua durante la semana que necesitan las larvas para completar su transformación en ejemplares adultos. Es tan mínimo el volumen de agua que necesitan que se han llegado a encontrar huevos en el tapón de una botella de refresco o en el interior de una concha de caracol, explicó a modo de anécdota el profesor Collantes.

Uno más de la familia
La constante presencia de ejemplares de mosquito tigre en una vivienda da la sensación de que estos insectos se han trasladado a vivir con nosotros y son uno más de la familia. Y muchas veces, eso es lo que ha ocurrido. Sin saberlo, tenemos un auténtico criadero de mosquitos tigre en nuestra casa. De hecho, entre el 70% y 80% de los lugares de cría están en espacios privados. Aunque en el restante 30% o 20% de espacios públicos el nivel de reproducción es mayor, como en los elementos del alcantarillado que retienen agua.

En este sentido, Collantes señaló que recipientes como los platos para recoger el agua de las macetas reúnen las condiciones ideales de cría si el riego es abundante y no se retira el agua sobrante. También se han identificado como lugares de puesta de huevos los bebederos de mascotas o los recipientes para recoger agua de lluvia. Siempre que se den las condiciones (agua estancada, sombra y materia orgánica en descomposición), existe un alto riesgo de propagación del mosquito tigre. Por este motivo, el cambio de algunas costumbres que eviten la presencia de agua estancada es fundamental para reducir el número de ejemplares. Un medida tan sencilla como eficaz sería retirar los platos de las macetas.

Más molestos
Los rasgos externos del mosquito tigre hacen fácilmente identificable a este insecto. Sin embargo, si por algo se diferencia del resto de su especie, es porque es especialmente molesto.

Son más agresivos, ya que es habitual que piquen varios a la vez a una misma persona y que cada uno de ellos pique varias veces. Además, habitualmente sus picaduras causa una mayor reacción alérgica. Actúan tanto dentro como fuera de las viviendas y suelen 'atacar' las partes bajas del cuerpo, especialmente los tobillos y las piernas. Incluso son capaces de atravesar prendas de vestir no muy gruesas, es decir, las que habitualmente se utilizan en verano, cuando estos insectos son más activos.

Las 'armas' eficaces para combatirlos: mosquiteras, repelentes y prendas de vestir con mangas y pantalones largos. En cambio, según el profesor Collantes, no tienen ninguna eficacia los aparatos de ultrasonidos y el resultado es bajo en el caso de las pulseras y los parches.

Efectos económicos
Los mosquitos tigre no sólo traen molestias para quienes sufren sus picaduras, también pueden llegar a convertirse en un serio problema para sectores económicos tan importantes en nuestra Región como el inmobiliario o el turístico si no se actúa para dificultar la reproducción de este insecto.

Acabar con un animal que sólo necesita un poco de agua, calor y algo de materia orgánica para multiplicarse es muy difícil, pero es necesario actuar para reducir el número de ejemplares para evitar contagios de enfermedades como el dengue. Este año se han detectado media docena de casos en España. En Francia, donde la presencia del mosquito tigre es anterior, se constatan entre diez y quince casos cada año.

La Administración, como ocurre en todos los problemas que afectan a la sociedad, es responsable de adoptar medidas. Sin embargo, en este caso, su mayor ámbito de actuación está en la labor divulgativa ya que en última instancia la 'guerra' contra en el mosquito tigre es una lucha de resistencia en la que es imprescindible la colaboración ciudadana.

El primer paso, evitar la presencia de agua estancada en nuestro domicilios.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Siete Días Alhama

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.