sietediasalhama.com
Planes de futuro
Ampliar

Planes de futuro

Yo entiendo que la mayor parte de la gente no dedique tiempo a los temas del ayuntamiento. Es normal. No se suelen tomar más que disgustos, pero en mi casa sí son motivo de análisis y discusión, así que me voy a molestar en hacer un resumen para que cualquiera pueda entender lo que anuncia el concejal

Ayer me leí el artículo que firmaba Felipe García en este periódico, incluso me obligué a hacerlo con atención a pesar de ser un ejemplo típico de su autobombo plomífero y totalmente ajeno a la realidad que viven los vecinos. Entre mentiras siempre asoma alguna verdad, es cuestión de mirar con un poco de criterio.

Efectivamente, mi sacrificio (pues siempre es sacrificio escuchar o leer a Felipe) tuvo su premio. Ahí estaba “Un plan de inversiones de 8 millones de euros con el que sentarán las bases del desarrollo futuro de Alhama”. Con toda su desvergüenza.

Yo entiendo que la mayor parte de la gente no dedique tiempo a los temas del ayuntamiento. Es normal. No se suelen tomar más que disgustos, pero en mi casa sí son motivo de análisis y discusión, así que me voy a molestar en hacer un resumen para que cualquiera pueda entender lo que anuncia el concejal.

¿Ocho millones de euros? ¿Y eso de donde sale?. De los ahorros que desde 2012 con la regla de gasto el Ayuntamiento, como todos los ayuntamientos, ha estado obligado a hacer cada año. En realidad son doce millones los que hay, pero pretenden gastar o comprometer también en el presupuesto del año que viene de cara a tener lo que sea listo para las elecciones.

¿Y en qué consiste ese plan de inversiones que va a generar tanto desarrollo y trabajo en Alhama?. Pues el plan de inversiones no lo hemos visto, pero lo que sí hemos visto es la ampliación de crédito que piden a cuenta de los ahorros del ayuntamiento, que suma unos 6 millones de euros: 1,400.000 euros para el pabellón de deportes ese que se vendió que le saldría gratis al pueblo. 500.000 euros (de inicio) para un traslado de recinto ferial cuya necesidad no entiende nadie y no deja de ser sino la enésima agresión contra la Feria de Octubre, otro casi medio millón de euros en acondicionar el campo del fútbol del bajo Guadalentín, más de 300.000 euros en la evacuación de pluviales de la rambla que hay que desviar debido a la ubicación elegida para el famoso instituto, otros 74.000 para la renovación del salón de actos del Pleno, y el resto, en diversas partidas de en torno a 50.000 euros o que realmente subvencionan otras administraciones.

Independientemente de la legitimidad de esos gastos, que lo son, presentarlos como inversiones que generen desarrollo parece, cuando poco, tramposo. Al fin y al cabo no dejan de suponer una reedición del famoso Plan E de Zapatero pero mucho más caro.

La justificación de la urgencia de gasto de estos ahorros también nos deja a cuadros. Viene a decir que la urgencia es que “ahora con la pandemia, se pueden gastar en lo que sea sin justificarlo mucho”.

Ninguna sorpresa viniendo de un equipo de gobierno que se vanagloria de ser una de las poblaciones de España que “más gasta” en servicios sociales (eso al que quiera, se lo explico también), a pesar de que, precisamente, los servicios sociales de este pueblo dejen tanto que desear cuando se comparan con otros que gastan mucho menos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios