sietediasalhama.com
Uno sólo debe colgarse las medallas de las carreras que corre
Ampliar

Uno sólo debe colgarse las medallas de las carreras que corre

El Plan de Sostenibilidad es un logro que le corresponde lucir a la propia Mancomunidad, que es quien lo ha trabajado a través los seis ayuntamientos que la componen. Esta carrera no la ha ganado Ciudadanos

La Mancomunidad Turística de Sierra Espuña está formada por seis municipios: Aledo, Alhama de Murcia, Librilla, Mula, Pliego y Totana. Son seis ayuntamientos que velan y luchan por un interés común sin tener en cuenta los colores políticos, de hecho, hay dos ayuntamientos donde la alcaldía es del Partido Socialista, uno de Ciudadanos, dos del Partido Popular y uno de Izquierda Unida. A pesar de la diversidad política nos entendemos perfectamente, el ambiente es cordial, amistoso, como corresponde a una entidad cuyos miembros perseguimos lo mismo: poner en valor nuestro territorio.

La presidencia de la Mancomunidad ha venido rotando entre los distintos ayuntamientos por orden alfabético cada seis meses, excepto este año que decidimos que era más práctico hacerlo anualmente, ostentando este cargo los ayuntamientos más pequeños y la vicepresidencia los más grandes. Pero, a efectos prácticos, todos colaboramos de la misma manera, con la misma voz y el mismo voto.

Siendo así, el hecho de que el Plan de Sostenibilidad Turística llegara a nosotros con la presidencia de Aledo (Ciudadanos) y la vicepresidencia de Alhama (PSOE) no fue más que puro azar.

Cuando en una Junta de Gobierno el gerente de la Mancomunidad nos habló del objetivo que tenía el ministerio de Turismo para territorios como el nuestro, ninguno de los presentes dudamos en apostar y trabajar para elaborar nuestro propio plan y poder presentarlo. ¿Cómo no íbamos querer una subvención para mejorar nuestro entorno?

Este proyecto al que me refiero es un plan a tres años sufragado al 40% por el Estado, otro 40% por la Comunidad Autónoma y el 20% restante por la entidad que lo solicita, es decir la Mancomunidad. Estamos hablando de una inversión de tres millones de euros y, para llegar a ella, teníamos que contar con el apoyo de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, que es quien elevaría el proyecto al ministerio para su evaluación.

He de decir que partíamos de otro documento, la Carta de Turismo Sostenible, y en nuestra propuesta para el Plan de Sostenibilidad había acciones propias de la Mancomunidad y también para los seis municipios. Cada uno hizo su aportación y concretó las acciones en su término municipal, con una consulta abierta para determinar las que más demanda tenían y poder incluirlas en el proyecto. Esto ocurrió en agosto, el plazo de presentación era en septiembre, lo que requirió que nuestros técnicos de Turismo y Cultura de Alhama estuvieran trabajando sin descanso, ya que el proyecto de Alhama sufrió hasta tres modificaciones.

Cuando estaba todo listo y preparado, vino la consejera de Turismo a hacerse la foto (tanto que las critican luego aquí) y a decirnos que le encantaba el plan, destacando la suerte que tenía la Región de Murcia de contar con la Mancomunidad y no sé cuántas pamplinas más.

Dos días antes de la presentación, nos remitieron una carta del Instituto de Turismo de la Región de Murcia donde nos decían que el plan estaba muy bien, pero que la Comunidad Autónoma solo iba a colaborar con 300.000 euros y que rehiciéramos el proyecto, pasando de los tres millones previstos a tan solo 666.666,67 euros.

Se pueden imaginar nuestros vecinos y vecinas el desencanto, la frustración y el enfado de los seis alcaldes y concejales del área. Tocamos todas las puertas: la de la consejera sonriente que tanto apostaba por nosotros y tan enamorada estaba del plan, la del presidente de la Comunidad Autónoma que se mantuvo ausente, incluso la delegación del Gobierno. Hasta elaboramos una propuesta para la Asamblea Regional.

Es difícil trasladar en estas líneas la impotencia que sentimos al ver como todo el trabajo que habíamos hecho no había servido absolutamente para nada y se iban a perder todos esos millones para nuestro territorio.

El mismo día de la presentación del proyecto, la CARM decidió que sí nos iba a apoyar y mandó el proyecto al ministerio, allí sacamos una puntuación excepcional y, finalmente, nos han concedido la subvención de casi tres millones de euros para nuestro territorio.

Como vengo relatando, éste ha sido un trabajo conjunto de todos los que formamos la Mancomunidad, es decir, de los seis alcaldes/as y de los seis concejales/as de Turismo que pertenecemos a la Junta de Gobierno. En definitiva, de los seis municipios con colores políticos diferentes.

Pocos entienden por qué ahora los representantes de Ciudadanos de Aledo, Alhama de Murcia, Librilla, Mula, Pliego y Totana están presentando a bombo y platillo el Plan de Sostenibilidad Turística de la Mancomunidad de Sierra Espuña por su cuenta, algo que es de todos los municipios y no de un solo partido. Tampoco es comprensible que Ciudadanos de Alhama crea que lo sabe todo, cuando sus responsables no han estado presentes en la elaboración del proyecto de nuestro municipio ni conocen los estudios que se han hecho. Es más, la concejala de Ciudadanos de Alhama ni siquiera se presentó al pleno telemático de la Mancomunidad donde se aprobaba el proyecto.

El Plan de Sostenibilidad es un logro que le corresponde lucir a la propia Mancomunidad, que es quien lo ha trabajado a través los seis ayuntamientos que la componen, sin mirar colores, solo con el objetivo de poner en valor este hermoso territorio.

Uno sólo debe colgarse las medallas de las carreras que corre y esta carrera no la ha ganado Ciudadanos, sino la Mancomunidad Turística de Sierra Espuña.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios