sietediasalhama.com
Imagen de la cena de Manos Unidas celebrada el pasado año en el Centro de Mayores.
Ampliar
Imagen de la cena de Manos Unidas celebrada el pasado año en el Centro de Mayores. (Foto: Archivo)

Manos Unidas Alhama busca apoyos para una comunidad brasileña

La ONG aúna sus esfuerzos este 2020 en colaborar en el reasentamiento de una comunidad en Piquiá de Baixo. El primer acto solidario será el 7 de febrero con la lectura del manifiesto y la posterior y tradicional cena en el Centro de Mayores

lunes 27 de enero de 2020, 11:18h

La ONG Manos Unidas en Alhama inicia el 2020 en busca de apoyos para ayudar a una comunidad de más de 1.100 habitantes en Piquiá de Baixo en Brasil.

Para ello, el próximo 7 de febrero procederán a la lectura del manifiesto en la puerta del Ayuntamiento a las 20:30 horas y después se reunirán en el Centro de Mayores en la tradicional cena en la que colaboran el Taller de Músicos de Sonata.

La campaña de Manos Unidas este año se dedica a una pequeña comunidad de más de 300 familias que viven en Piquiá de Baixo, ubicada en la región de Carajás tradicionalmente minera.

La población existe desde los años 70, pero con la llegada de las industrias de explotación de las minas ha afectado gravemente a la salud de sus habitantes.

Son ya 5 industrias las que realizan su actividad en la zona, dedicadas a la producción de arrabio (primera transformación del hierro a través de un proceso de combustión que utiliza carbón vegetal, es decir árboles del entorno o eucaliptos producidos ad hoc), según recoge la memoria del proyecto.

Ante esta situación insostenible, con una alta mortandad infantil, se decidió, desde diferentes instancias brasileñas, buscar una nueva ubicación para estas familias.

Se trata de 1.100 personas de las cuales 94 son ancianos y 82 mujeres cabeza de familia, de las cuales 12 tiene a su cargo algún familiar con discapacidad. La población se subdivide en un 26% de niños, 12% de adolescentes, 23% de jóvenes, 30% de adultos y 10% de mayores. El 90% de estas familias vive con una renta equivalente a un salario mínimo (200 dólares/mes), lo que determina la fragilidad y vulnerabilidad social de esta comunidad, según se recoge en la memoria del proyecto.

Ese proceso de construcción y reasentamiento de más de un millar de personas ha sido iniciado por la organización Misioneros Combonianos, y cuenta ya con el proyecto urbanístico, el terreno y el compromiso de financiación de la construcción.

El proyecto que apoya Manos Unidas Alhama tiene un presupuesto de algo más de 35.000 euros que tiene una duración estimada de dos años. El objetivo del mismo es el que "acompañar a la comunidad durante el proceso de construcción y reasentamiento, garantizando que la comunidad pueda tener las herramientas necesarias para reclamar ante las autoridades públicas, judiciales y empresas siderúrgicas el cumplimiento de sus compromisos".

"La presente intervención prevé apoyar la manutención de un misionero laico comboniano que acompañará a la comunidad durante dos años, así como el pago de algunos insumos para facilitar la realización de talleres, actividades de incidencia e intercambios (gastos de desplazamiento, alimentación y material de capacitación). Manos Unidas aporta el 67% del presupuesto y la contraparte local el 33% destinado al pago de asesoría externa y funcionamiento (comunicaciones, gastos bancarios y suministros de oficina)", según recoge. la memoria del proyecto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios