sietediasalhama.com
Imaginemos

Imaginemos

"Es el momento de darle a los niños una educación basada en el respeto al prójimo, en la amistad y el compañerismo"

Imaginemos que una mañana te levantas temprano, haces tu cama, desayunas, te vistes y sales como cualquier martes a hacer el mercado. Al pasar por la carnicería pretendes enseñarle a la carnicera cómo se tiene que cortar la carne, coges su cuchillo y te metes a cortarla tú mismo. Al visitar la pescadería te entretienes explicándole al pescadero cuáles son las mejores piezas de pescado, los que están frescos y los que no, cual tiene mejor sabor y color… En tu recorrido también visitas el ambulatorio y allí te entretienes corrigiendo a un enfermero, al que intentas enseñar a poner una inyección a un paciente, y ya por último pasas por una obra a decirle a los albañiles que así no se hace, que tú lo harías muchísimo mejor.

Imaginar todo esto es una locura absurda, ¿no es cierto? Muy posiblemente hayas hecho el ridículo en cada uno de los sitios que hayas visitado, porque entre otras cosas no tienes la formación necesaria para darle ninguna lección a un profesional. Pues hoy en día hay personas que están dispuestas a decirle a un profesor, o director, las charlas que se deben impartir en su centro como complementación de la formación curricular que ya se da en las diferentes materias. Esto no nos puede sonar extraño en un país en el que se menosprecia abiertamente la enseñanza primaria y secundaria y a sus profesionales (no hablemos ya de la carrera universitaria de magisterio), lo grave de todo esto es que hay un gobierno autonómico que está dispuesto a ceder ante estas chaladuras.

VOX se ha llenado la boca al hablar de la Constitución para defender este punto, concretamente cita el apartado 27.3, en el que se habla de la libertad de los padres en cuanto a educación religiosa y moral. Habría que informar a este partido de que en estas charlas no se tratan ninguno de estos temas, y que lo que debe prevalecer en la educación es la igualdad y la pluralidad, y especialmente, el derecho de los niños y niñas a recibir una educación en valores constitucionales y democráticos, a pesar de que a algunos partidos esto no les haga especial gracia.

Si hablo con tanta autoridad sobre este tema es porque, precisamente yo, pertenezco a una generación que sí asistió a esas horas de formación que ahora se pretenden menospreciar, o al menos cuestionar. Padres y madres que me podáis leer en este momento, vecinos, murcianos, quiero deciros que nadie, absolutamente nadie, me dijo a quién debía querer o quién me debía gustar, nadie me dijo que mi moral debía ser de una forma u otra, nadie intentó pervertirme (como algunos partidos quieren hacer creer). Al contrario, se nos dieron clases sobre drogadicción, sobre las diversas opciones de sexualidad que nos encontraremos cuando salgamos al mundo y que debemos respetarlas todas, me hablaron de los riesgos de practicar sexo (SÍ SEXO, me hablaron de ello en una edad muy necesaria y en la que en muchas casas esto resulta un tabú o al menos un tema difícil, y es mucho más fácil hablarlo con una persona ajena a tu familia, pero que sea un profesional como los que las imparten, obviamente) sin protección, y de muchísimas otros aspectos que me parecen básicos que reciban tanto vuestros hijos, como los que pueda tener yo el día de mañana. Por ello lo que os pido es que luchéis junto con la comunidad educativa, estudiantes, profesores, padres, madres, alumnos, etc. porque nuestra educación siga siendo plural, respetuosa, completa y constitucional.

Siempre que hablo de educación me encanta recordar la frase de A. Menninger: “Lo que se da a los niños, los niños lo darán a la sociedad”. Precisamente por ello es el momento de darle a los niños una educación basada en el respeto al prójimo, en la amistad y el compañerismo, porque bastante dividido está el mundo y nuestro país como para seguir estableciendo barreras entre nosotros desde edades tan tempranas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Siete Días Alhama

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.