sietediasalhama.com
Sin contrato, sin sueldo, sin trabajo y sin ningún tipo de indemnización
Ampliar

Sin contrato, sin sueldo, sin trabajo y sin ningún tipo de indemnización

Una camarera de Alhama no recibirá el sueldo impagado ni la indemnización por despido que reclama porque no ha conseguido demostrar que trabajó durante cuatro semanas en un restaurante sin contrato ni alta en la Seguridad Social

Asegura que trabajó como camarera en un restaurante de Alhama desde el día 1 al 29 de septiembre de 2017, cuando fue despedida. Afirma que fue contratada de manera verbal y despedida del mismo modo. No existe contrato laboral ni se tramitó su alta en la Seguridad Social. Y como única prueba de su paso como camarera por el restaurante presenta una fotografía.

Esa imagen no tiene valor como prueba, según la titular del Juzgado de lo Social número 3 de Murcia, encargada de resolver la demanda por despido y por el salario impagado. Se trata de una fotografía "en la que se ve a la demandante en un local correspondiente a un restaurante sin que conste la forma en que va vestida, pues sólo se le ve parte de la cabeza, ni a qué establecimiento corresponda el local, ya que no se ve rótulo alguno que acredite el citado extremo".

Esa fotografía, explica la juez en su sentencia, es la única prueba documental aportada por la camarera. Y dicha prueba no permite acreditar la supuesta relación laboral, ni sus características, ni los supuestos servicios prestados en el restaurante. "La prueba aportada no se estima suficiente", señala la juez, quien añade que la demandante podría haber aportado el testimonio del cliente que dice que tomó la fotografía.

La camarera asegura en su demanda que fue contratada de manera verbal y empezó a trabajar sin contrato el día 1 de septiembre de 2017 por un salario bruto de 944 euros. El día 29 del mismo mes fue despedida, también verbalmente, y entonces se comprobó que tampoco estaba dada de alta en la Seguridad Social.

En su demanta, además del salario, reclamaba 297 euros en concepto de vacaciones y pagas extras.

El responsable de la empresa demandada no acudió al acto de conciliación ni al juicio, unos hechos que, explica la juez, no pueden ser considerados como prueba a favor de la camarera, que es quien debe demostrar los hechos por los que reclama.

Ahora, si la trabajadora desea presentar ante el Tribunal Superior de Justicia de Murcia un recurso de suplicación contra la sentencia, deberá abonar previamente 300 euros si no es trabajador, beneficiario de la Seguridad Social o no tiene derecho a la justicia gratuita.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Siete Días Alhama

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.