sietediasalhama.com
No soy tonta
Ampliar

No soy tonta

Hay quien te sugiere que lo bloquees. No voy a bloquearte, porque yo no he venido a este mundo a bloquear, he venido a incluir. Ni voy a bloquear a nadie, ni voy a perder los nervios ni la paciencia, lo advierto

Por Magdalena Sánchez Blesa

En más de una ocasión, en mis publicaciones, hay quien me busca la vuelta (afortunadamente muy poquitos) e intenta ponerme como hoja de perejil por cualquier cosa que digo.

Da igual si hablo de amor, si hablo de soledad o si hablo de finanzas. Porque en este mundo no puede ser que le caigamos bien a cada persona, estaría bueno.

Pero hoy voy a hablar a y de esas personas que digas lo que digas, piensan todo lo contrario. Si yo digo que una cosa es blanca, me da absolutamente lo mismo que tú la veas negra, pero dímelo bien. Esa es mi lucha. Dímelo bien, arguméntamelo, habla con respeto, haz consideraciones, dialoga, no machaques.

Hay quien te sugiere que lo bloquees. No voy a bloquearte, porque yo no he venido a este mundo a bloquear, he venido a incluir. Ni voy a bloquear a nadie, ni voy a perder los nervios ni la paciencia, lo advierto. Porque mi mensaje para este mundo, ya que todos tenemos el nuestro, es muchísimo más grande y más hermoso que quedarme en el bloqueo.

Hay quien necesitaría, para seguirme, para quererme, que ponga las cartas boca arriba y cante las cuarenta. Necesitan que me ponga como un energúmeno y grite, y me desborde, para entonces seguirme y aplaudirme. Si alguien espera eso de mí, entonces, se ha equivocado de página. Pondré mis cartas boca arriba, pero desde el amor.

Si a este mundo hemos venido a bloquearnos, a ningunearnos, a insultarnos y a degradarnos, a lo mejor no quepo en él.

Mi madre me aconsejó que no dejase a nadie fuera de juego mientras viviese, y me pareció el mejor consejo que alguien pueda darte. No era tonta, ojo, que aquí, cuando se habla de amor y paz, lo ven a uno tonto, y de eso nada. Y si uno habla con respeto, es lelo, y si uno habla acariciando el alma, es blandengue, y si uno habla con el corazón en la garganta, es bobo.

Ni soy tonta, ni lela, ni blandengue ni boba. Soy una persona que trata de tú a tú a sus semejantes, que es, en este caso, la humanidad entera. Y me caben en el alma los que me ponen como hoja de perejil y los que me dan estopa. Sí, porque no podría dormir por las noches habiendo bloqueado a alguien, porque no trato de caer bien, trato de ser como soy y como me enseñaron a ser y como creo que soy más feliz siendo.

Hay quien no se acostumbra a que lo quieran cuando no ha dado ni un soplo en un ojo a nadie, pues mira, aquí tienen a una extraterrestre. Me declaro hoy como amante incondicional de la humanidad.

Y no soy tonta, o puede que lo sea, y no soy la madre Teresa de Calcuta, o puede que lo sea, y no soy la mejor persona que te encuentres en tu vida. No, de eso estoy segura que no. No soy la mejor persona del mundo, pero intento ser feliz.

Voy a seguir hablando con calma a quien me insulte o me humille. Voy a hablar tranquila, serena, con muchísimo respeto a quien me trate de poner como hoja de perejil. Voy a seguir luchando por la Educación en toda la dimensión de la palabra. No te voy a bloquear, te voy a querer. No te voy a odiar, porque no me sale odiarte, no te voy a guardar rencor, porque la propia palabra me daña. No. Me niego en rotundo.

En mi corazón no cabe un mensaje pequeñito y ruin. Mi corazón no tiene fronteras ni tiene límites, y quien me conoce mejor, lo sabe. Soy capaz de todo por amor, incluso de no bloquearte. Y no soy blandengue, que conste. Que incluya y que ame, no te da derecho a llamarme blanda ni tonta.

Sé muy bien lo que hago. Y lo voy a seguir haciendo mientras me quede un latido. Ser feliz.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios